Androginia-Hermafroditismo

TABLA 13-ANDROGINIA-AGUA.jpg - 166.34 KB

ANDROGINIA-AGUA.jpg - 3.05 MB

Temas principales: 

La androginia: (1-1), (1-2), (1-4), (2-1), (2-2), (2-3), (2-4), (2-5), (2-6), (3-1), (3-2), (3-3), (4-1), (4-2), (5-1), (5-2), (5-3) (5-4). 

Análisis:

Si hay mitos aparentemente “bizarros” éste es uno de ellos. Y sin embargo, es una constante universal. En general, está asociado a las culturas matriarcales y lunares: no en vano en su origen la Diosa Madre era bisexual: Rhea constituía el dios andrógino Agditis. Tanto en la mitología egipcia (Hathor-Sekhmet) como en la griega (Rhea-Agditis), la Diosa encarnaba un doble papel: diosa del amor y de la guerra (nótese el célebre pasaje de la manzana de la discordia del mito griego). Y no olvidemos que los sacerdotes del culto frigio de Cibeles se castraban, en su iniciación, en honor a esta diosa; desde ese momento sólo vestían ropas femeninas. No hay duda de que este símbolo es extremadamente primitivo, ya que hunde sus raíces en la prehistoria: en Somerset (Inglaterra) se ha encontrado una figurita de madera con pechos y pene. Tenemos otros ejemplos de deidades andróginas ancestrales en los Nommo adorados por la tribu Dogon de Mali. Éstos son descritos como anfibios, hermafroditas, y parecidos a peces (lo que nos recuerda sobremanera a los Annedotus sumerios, al estilo de Oanes; véase a este respecto el apartado sobre el Héroe Civilizador). Ometeotl (dios creador de México) es macho y hembra; como lo es Afrodita (a veces se la representa con barba), o el Atum egipcio (llamado “el gran Él-Ella”). El Brahma hindú es hermafrodita (al menos así aparece en numerosos pasajes de los Puranas).  

Continúa en... Libro de próxima publicación.

Volver